Cuando hablamos de prevención, lo primero que se nos viene a la mente es ¿cómo puedo accionar ante algún escenario que ponga en riesgo mi seguridad? o ¿cómo puedo evitarlo? Y la verdad es, que lo único que nos ayudará a estar preparado ante este tipo de escenarios, es el conocimiento, ya que el estar informados nos permite saber qué hacer en estos momentos.

Por esta razón, hoy queremos contarte sobre los tipos de incendios, así podrás identificarlos y ayudar a las autoridades, en este caso a los bomberos, cuando pregunten sobre el origen del fuego. Igualmente, reconocer lo que lo ocasionó, te ayudará a saber si puedes utilizar o no el extintor que tienes a mano.

 

¿Qué es un incendio?

 

Según el Diccionario de la Real Academia Española, un incendio es: un fuego grande que destruye lo que no debería quemarse. Este concepto es básico, pero nos hace entender que se trata de un accidente, y los accidentes teniendo conocimiento, siempre pueden evitarse.

 

Tipos de incendio:

 

Lo principal que debemos saber, es que los incendios se clasifican según el material combustible, el lugar y magnitud.

 

Según los materiales combustibles:

 

Clase A (Sólidos):

Se generan luego de la formación de brasas, ya sea por madera, telas, papel, goma o plástico. Este tipo de fuego se extingue por enfriamiento, es decir, con aplicación de agua, agua pulverizada, espuma o polvo químico.

 

Clase B (Líquidos):

Se generar por grasas, aceites, pinturas, alcoholes, gasolina, petróleo. La forma de controlar y apagar este tipo de incendio, es mediante la combinación de retirar el oxígeno y enfriarlo con espuma.

 

Clase C (Gases):

Estos implican gases inflamables, como un gas natural, el hidrógeno, propano o el butano. La forma de apagar este fuego es con polvo convencional y polivalente.

 

Clase D (Metales):

Provocado por metales combustibles, como el magnesio, titanio, zirconio, sodio, potasio, entre otros. Este tipo de incendios es de los más difíciles de extinguir, ya que no se le puede arrojar agua, porque produce una explosión, siendo la única forma manera de apagar, con un polvo específico para el metal que ha originado el fuego.

 

Clase E (Eléctricos):

Se generan por equipos eléctricos energizados, como es el caso de computadoras, maquinaria industrial, herramientas eléctricas, microondas u otro aparato electrónico. A este tipo de incendios internacionalmente se le conoce dentro del tipo C, en vista de que los ocasionados por líquidos, los fusionan con los sólidos.

Asimismo, este fuego por ningún motivo se debe intentar apagar con agua, ya que conduce electricidad; en este caso se utilizará un extintor a base de agua pulverizada, con dióxido de carbono, polvo químico, o con un extintor a base de reemplazante de halógenos, que es semejante al polvo químico, pero que no deja residuos.

 

Clase F (Aceites y grasas de cocina):

Son los incendios que se derivan tras la utilización de estos combustibles, en aparatos de cocina (como freidoras). Este fuego es muy difícil de apagar y controlar, ya que con cualquier extintor podría propagarse, además, el agua en este caso no es aliada, y debe utilizarse un extintor especifico, que es conocido internacionalmente con la letra K, y es a base de potasio.

 

Según lugar:

 

Incendios Urbanos

 

 

Cuando un incendio se genera en casas, edificios o zonas comerciales, se le conoce como un incendio urbano. Este generalmente se origina por fallas de las redes o instalaciones eléctricas, fugas de gas, velas encendidas o por materiales inflamables.

¿Cómo prevenirlos?

  • No sobrecargar circuitos eléctricos.
  • No utilizar cables dañados para conexiones eléctricas o sustitución de fusibles.
  • No guardar productos inflamables, es cuestión de tiempo que estos tengan una reacción.
  • Siempre dejar los aparatos electricos desconectados al salir de casa.
  • Supervisar a los niños en casa.
  • Realizar un mantenimiento preventivo de las instalaciones eléctricas de su casa, oficina o empresa.

Hay que tomar en cuenta que la prevención disminuye las probabilidades de un incendio, pero al presentarse alguno, lo mejor será comunicarse con las autoridades de inmediato y mantener la calma.

 

Incendios Industriales

 

 

Los riesgos de las personas en este tipo de incendios son muy altas, en vista de que existen materiales combustibles en cantidad, y metales que podrían aumentar violentamente las proporciones del fuego. Las causas más comunes en este caso, son fallas eléctricas, fricción, chispas mecánicas, líquidos inflamables, desorden en los almacenes, soldadura, superficies calientes, e incluso, el consumo imprudente de cigarrillos dentro de estos espacios.

En las industrias debe existir un departamento encargado de la prevención laboral y evaluación continua de todas las áreas del lugar, para evitar que estos accidentes ocurran. Adicionalmente, deben dictarse charlas que instruyan a todo el personal, sobre el cómo actuar en caso incendio, y más importante, el cómo pueden trabajar con consciencia, evitándolos.  

Uno de los mecanismo preventivos y obligatorios en las industrias, son los detectores de humo. Con ellos se podrá alertar al personal sobre la presencia de fuego y actuar de inmediato.

 

Incendios Forestales

 

 

Según la Secretaría de Gestión de Riesgo de Ecuador, un incendio forestal es: El fuego que se propaga sin control, especialmente en zonas rurales, afectando la vegetación, como árboles, matorrales, pastos y cultivos.

Este tipo de incendio se produce por diferentes causas, entre ellas las naturales (como la caída de un rayo), por una temperatura más alta de lo acostumbrado, por vientos fuertes e inconciencia ciudadana (al arrojar materiales solidos que pueden generar un fuego u otros factores de riesgo). Aunque este tipo de incendio es imposible de pronosticar naturalmente, si hay acciones que como habitantes podemos evitar para que no sea nuestra responsabilidad el origen de un incendio forestal.

No arrojar botellas plásticas o de vidrio, colillas de cigarro, apagar bien las fogatas al acampar y más, son medidas preventivas que la naturaleza nos agradecerá.

 

Según magnitud

 

Conato: Es un incendio que puede ser atacado rápidamente, porque apenas comienza a expandirse. En este caso hay personas en el lugar que pueden extinguir el fuego de inmediato o que llaman a las autoridades

Parcial: Ya ha consumido o afectado parte del lugar, pero aún no hay pérdidas totales.

Total: Como su nombre lo indica, este tipo de incendios identifica la perdida absoluta del lugar donde se desarrolló, ya sea a nivel urbano, industrial o forestal. 

 

Estas son las tres categorias en las que se contemplan los tipos de incendios, reconocerlos ayudará a prevenir y accionar ante ellos. 


 
   

Proteja lo suyo ¡No se arriesgue a perderlo!

Ver Servicios

Suscríbete a nuestro Boletín

Tenemos información importante, promociones e increíbles servicios